Fragmento de la Declaración conjunta de Alberto Fernández y Benjamin Netanyahu